Limpieza de piscinas: importancia del uso de productos químicos

La óptima limpieza de piscinas es una preocupación constante de las administraciones de los conjuntos habitacionales. Sin embargo, el tratamiento para dejarlas aptas puede ser un proceso fácil si se usan los reactivos químicos adecuados.

El objetivo principal de la limpieza de piscinas es conseguir que el agua esté desinfectada, clara y transparente. Con pocos productos, pero de buena calidad, se puede lograr fácilmente este objetivo y evitar problemas a futuro. Para la mantención se pueden utilizar diversos métodos que se diferencian por el desinfectante básico que se emplea.

Variantes que se deben controlar en la limpieza de piscinas

Cuando se va a realizar la limpieza de las piscinas hay variables específicas que se deben controlar para garantizar la conservación, higiene y transparencia perfecta del agua. Aquí te explicamos todo lo que debes tomar en cuanta en el momento de la mantención:

Controlar el pH del agua

El valor del pH de la piscina es uno de los aspectos más relevantes para medir la calidad del agua. El pH indica la concentración de iones H+ del agua, determinando su carácter ácido o básico. Conocer este valor es indispensable en la mantención de las piscinas porque condiciona la efectividad del cloro. 

Los valores de pH varían en una escala que va del 0 al 14, siendo el ideal entre 7,2 y 7,6. Cuando se tiene un pH reducido o elevado se verá disminuido considerablemente el efecto de desinfección. Para medir este valor se puede utilizar el método manual que consiste en mojar unas tiras que se colorean e indican el número del pH. Además, también existe el medidor de pH electrónico que se introduce en el agua para que muestre el valor.

Desinfección del agua

La desinfección del agua es indispensable para mantener la piscina en condiciones óptimas y evitar posibles problemas de salud. Si este proceso se omite pueden aparecer infecciones y enfermedades en la piel o el organismo, como consecuencia de las bacterias o microorganismos que se puedan formar en el agua.

El cloro para piscinas tiene un papel principal en este importante paso de la limpieza. Aunque muchas personas culpan a este producto químico por las irritaciones en la piel y ojos, si se usa adecuadamente en niveles ideales de pH, es el mejor aliado en la mantención de piscinas.

Este producto eliminará de manera eficaz un amplio rango de patógenos que se encuentran depositados en el agua. Existen diferentes tipos de cloro:

Tricloro, cloro lento o de mantenimiento

Es necesario para realizar una desinfección continua del agua y se puede utilizar tanto en grano como en tabletas. Sin embargo, con la tableta será más fácil su dosificación.

Dicloro, cloro rápido o de choque

Este tipo de cloro es ideal para recuperar el agua si ha sido descuidada, para después de una gran afluencia de personas o por mal tiempo. Por ello, lo recomendable es tenerlo a mano para momentos específicos o alguna emergencia.

Tabletas multiacción

Este producto brinda una acción desinfectante, floculante y antialgas. Por esto es ideal para momentos específicos y olvidarse de parte de la mantención de la piscina. Es recomendable combinarlo con cloro lento si no se dispone de mucho tiempo.

Turbidez del agua

Esta variante se refiere a qué tan clara o cristalina se ve el agua. La claridad de la piscina se puede ver afectada habitualmente por la presencia de hojas, partículas de menor tamaño en suspensión o cualquier otro tipo de basura que haya entrado en contacto con el agua.

Cuando estas partículas contaminantes son muy pequeñas para ser atrapadas por canastilla, lo ideal es utilizar floculante para piscinas. Este químico atrae todas esas partículas para aglutinarlas y que sean de mayor tamaño y densidad, precipitándose al fondo de la piscina.

Control de algas

La presencia de algas en la piscina suele asociarse con bacterias y contaminantes del agua de los cuales se alimentan. Además, atraen insectos e incrementan el pH del agua. Por ello, lo recomendable es prevenirlas o eliminarlas rápidamente cuando aparezcan. Para lograrlo es ideal la utilización del cloro multiacción que tiene componentes algicidas, los algicidas abrillantadores o algicidas convencionales.

Cuidado de filtros

Para conservar los filtros es importante evitar depósitos e incrustaciones calcáreas, arena y demás contaminantes. Esto se puede lograr realizando una limpieza periódica de la piscina cuando no se ha llenado con agua. 

Si necesitas productos químicos para la limpieza de piscinas en Liplata encuentras los de mejor calidad. Garantizamos un manejo responsable de todos los reactivos, para promover las buenas prácticas con nuestros clientes y el medio ambiente.

Deja un comentario

ULTIMOS POST